Noticias

image description

Nuestro hogar es el espacio donde nos sentimos seguros, donde descansamos y compartimos con la familia sin las amenazas del exterior. Pero cuando el mismo es asaltado, la inseguridad y vulnerabilidad se apoderan de nosotros y es que sentimos que nuestra privacidad fue violada. Sin embargo este complejo escenario puede evitarse mediante la prevención, tomando algunas medidas útiles que ayudarán a evitar que los amigos de lo ajeno se acerquen a nuestro hogar.

Mejorar la seguridad

En muchos Departamentos y casas resulta sencillo entrar a robar simplemente porque no cuentan con las medidas básicas de seguridad. Cómo por ejemplo la primera barrera de protección como una puerta segura. Se trata normalmente de instalaciones antiguas que no han sido mejoradas por sus dueños o simplemente una puerta de bajo costo, convirtiéndose en presa fácil para los ladrones. Por eso es conveniente:

  • Instalar puertas de seguridad adecuadas, con cerraduras optimizadas para evitar el fácil acceso a la vivienda. Es fundamental acostumbrarse a cerrar con llave la puerta cuando entremos y salgamos de casa.
  • Las puertas siempre deben contar con ojo mágico, de esta forma podremos saber quién llama sin la necesidad de dejar que entre un extraño a casa.
  • Las ventanas deben ser igualmente resistentes y seguras, contar con un buen sistema de cierre eficaz para evitar que puedan ser abiertas fácilmente desde fuera.
  • Muchos ladrones penetran a las casas a través de las puertas de acceso, por eso es fundamental que un profesional instale una buena puerta de seguridad con una cerradura resistente y eficaz, que además cuente con un marco reforzado y puntos de enganche que eviten que la misma pueda ser forzada o desinstalada para entrar a la vivienda.
  • Siempre que salgas de casa o incluso durante las noches, cuando vayas a dormir, es recomendable cerrar puertas y ventanas con llave o sistema de cierre.
  • Se recomienda la instalación de alarmas antirrobo cuando vivimos en una propiedad muy extensa, pasamos demasiado tiempo fuera de casa, tenemos muchos objetos de valor en el hogar o vivimos en una zona de alto riesgo con muchos robos.